¿Quiénes somos?


No somos los más rápidos, ni los más técnicos, ni los que mejor suben, ni los que mejor bajan, ni los que más kilómetros hacen, ni los que más pulsaciones alcanzan, ni los que mejores bicicletas tienen, ni los que más entrenan, ni los que mejor saltan, ni los que mejor derrapan, ni los que mejores caballitos hacen, ni los que mejor pasan por trialeras, ni los que mejor vadean ríos y arroyos, ni siquiera los que mejor se toman las cañas de después. Somos todo lo contrario, somos diferentes, somos perdedores.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Ruta Mozárabe - Granada - Córdoba - Capítulo 6 (por Jaime)

Con esta entrada termina la serie de seis capítulos durante los que Jaime y Susana nos ha hecho partícipes de su aventura en bicicleta por tierras andaluzas.
Jaime, agradezco enormemente en trabajo de memoria, redacción y recopilación de fotos que has hecho en tiempo record.
Mientras escribo estas líneas Jaime y Susana viajan al sur para enfrentarse a la segunda fase de su particular Camino de Santiago. Espero que podamos leer los pornemores de la ruta pronto.
¡Mucha suerte!

Fdo: Moisés.




Epílogo
Día 24 de Septiembre de 2015, Losar de la Vera:
Nuestra aventura hace ya casi un año que terminó, creo que recordaremos las sensaciones que entonces tuvimos, no debieron ser malas, en dos días continuamos con nuestro particular “camino” e intentaremos unir Córdoba con Mérida de nuevo en bicicleta.


En primer lugar tengo que comentar que fueron bastantes horas en la bici, pero que con la compañía adecuada y conversando cuando el camino lo permitía hicieron de este muy ameno.
Siempre me han dicho que para hacer algo así para sufrir es mejor quedarse en casa y no hacerlo, sin embargo yo soy de los que pienso que sin un poco de sufrimiento se valoran menos los triunfos, nosotros sufrimos, pero madre mía como disfrutamos.
Cada noche en el hostal, ya duchados y descansados recordábamos cada momento de la etapa del día, los buenos pero también los malos, las horas interminables empujando la bici en los tramos no adaptados (amigos del camino mozárabe poneos las pilas si queréis que eso llega más lejos de donde ya ha llegado), la ola de calor que nos azotó esos días y que hizo que el agua escaseara en varios puntos, las pendientes interminables sin más visión que campos de olivos…
                    
 
Las cuestas abajo, en las que la bici cogía velocidad y aprovechabas para levantar el culete del asiento y aliviar la presión de todo el día, los suculentos platos a la hora de comer, las coca-colas “guisadas” (bien de hielo y de limón) así como el buen trato recibido en todos los lugares en los que tuvimos la suerte de parar.


Antes de terminar quiero comentar alguno de los “errores” que la falta de experiencia nos hizo cometer, ninguno fue grave pero es importante remarcarlos para tenerlos en cuenta en futuras experiencias:

  • No se debe llevar tanto material, como comenté en alguna ocasión el carro que arrastrábamos pesaba más de 20 kg y aunque cómodo de llevar y bastante ágil se hacía pesado en las pendientes pronunciadas sobre todo en aquellas que era necesario empujar la bici, haciendo de este tándem un elemento muy inestable cuando no se iba rodando.
  • Siempre llevar agua de sobra, sobre todo en las etapas en las que exista bastante distancia entre localidades.

  • Verificar el perfil de los tracks con programas adaptados a ello (yo desde entonces uso el CompeGPS) ya que es interesante conocer qué nos vamos a encontrar y donde para guardar fuerzas. Nosotros tuvimos problemas, más acusados en la tercera etapa ya que cuando esperábamos una suave pendiente hacia abajo para llegar a córdoba nos encontramos con unos toboganes que nos alargaron bastaste el sufrimiento.

Pero también hicimos cosas bien que a mi parecer son importantes y a tener en cuenta:

  • Unas redes de pulpo nos permitieron aglutinar elementos encima del carro (agua, trípode de la cámara…) sin peligro de que se cayeran.


  • Las aspirinas (no sabemos si fue esto o la buena comida) nos facilitaron el descanso por la noche, haciendo que por la mañana las piernas, no frescas, pero si aliviadas pudieran volver a responder.

  • Aunque llevábamos tubeless también portábamos con cámaras, sólo tuvimos un pinchazo que el líquido no reparó y se solventó quitando la válvula e introduciendo una cámara normal y corriente, en menos de 10 minutos el problema estaba solucionado.

  • El número de integrantes de una aventura de este tipo, al menos a nuestro parecer, debe ser pequeño, los ritmos se adaptan y el  camino se hace más ameno, en caso de ser grupos amplios es mejor dividirse en parejas o tríos con un ritmo similar y esperarse en los puntos de parada.

  • El carro a nuestro parecer fue una buena elección, era cómodo de llevar y permitía llevar gran cantidad de material.

  • Las bicicletas estaban en perfecto estado de mantenimiento, no tuvimos ningún problema mecánico (a excepción del pinchazo) y el cuentakilómetros roto en el transporte.

Como despedida sólo decir que esta aventura nos llenó plenamente, sufrimos pero también disfrutamos y nos quedamos con esto segundo. Cuando terminamos nos quedamos con ganas de más y ahora, a tres días de continuar, estamos nerviosos por lo que nos espera pero con muchas ganas de pedalear por campos andaluces y extremeños sin más compañía que la nuestra y sin más vehículo que nuestra bicicleta.

Como añadido adjunto los enlaces a las tres etapas (en Wikiloc) obtenidas a través de un garmin etrex 20 tras realizar el recorrido y eliminar los puntos “aberrantes” o errores en el recorrido:

Etapa 1: Granada – Alcalá la Real: 

Etapa 2: Alcalá la Real – Baena: 

Etapa 3: Baena – Córdoba: 

También se pueden ver los comentarios que se hicieron en su día en https://twitter.com/JSantos_1982 (también iremos publicando de forma online los desmanes de esta nueva aventura)

Sólo hay que ver las fotos para saber que nos divertimos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario